Consigue unos dientes de película

POST 12 SONRISA DE PELICULA

¿Quieres tener unos dientes que reluzcan allá por donde vayas? La higiene bucal es fundamental en tu vida diaria, no solo para tener unos dientes más blancos sino más sanos y sin riesgo de padecer halitosis y otros problemas algo embarazosos.

Como ya debes saber, lo principal es lavarse los dientes después de cada comida y durante unos dos o tres minutos aunque teniendo en cuenta que hacemos 5 comidas y la mayoría de personas trabaja fuera de casa, es algo difícil. Por eso, lo ideal sería mínimo dos veces al día: una después de desayunar y otra antes de acostarnos.

También caemos en un error que no hay que cometer. Pensamos que hay que lavarse los dientes justo después de haber comido pero nada más lejos de la realidad. Habría que hacerlo una media hora más tarde para que los ácidos de la comida no se arrastren por el resto de la boca.

Es muy importante saber qué tipo de cepillo de dientes nos conviene. Pese a todo lo que el mundo cree, es mejor utilizar un cepillo manual que uno eléctrico y que tenga cerdas con una suavidad media o baja.

En cuanto a la cantidad de dentífrico a utilizar, pese a lo que sale en los anuncios, con un “guisante” es más que suficiente.

Eso sí, no te olvides del enjuague con flúor que protege tus dientes al máximo. Y si quieres una dentadura más blanca te recomendamos el blanqueador dental Polar White. Si sigues estos hábitos a diario conseguirás una sonrisa de infarto.